viernes, 24 de abril de 2009

PURIFICACION DEL AGUA

Por: Rogelio

Hemos visto en los artículos anteriores los tratamientos a que se somete el agua para abastecer a una población de un agua con una calidad que garantice la salud del consumidor, pero por un lado por cuestiones comerciales y por el otro el que el consumidor esté seguro de lo que está consumiendo, se ha extendido a nivel mundial una cultura del consumo del agua purificada envasada en contenedores comerciales de 19 ó 20 litros; botellas de 2, 1.5, 0.5 ó bien de 0.25 litros en cuyo caso si las empresas que envasan estos productos realmente atiende las necesidades de la población con una preocupación y sentido de responsabilidad cada uno de éstos productos requieren de un tratamiento especial para garantizar su calidad y su efecto en la salud del consumidor.

Brevemente vamos a describir los pasos que se requieren para una buena purificación

1.- proceso de cloración:

En una planta purificadora de agua, generalmente el agua proveniente de un manantial ó pozo (y que es transportada en pipas) y en un momento dado hasta puede ser de la red municipal, esta se capta en cisternas de concreto, material plástico ó acero inoxidable debiendo vigilar si es transportada en pipas, que estas reúnan las condiciones sanitarias requeridas, si son de acero inoxidable que vengan perfectamente limpias, si son de fierro que estén adecuadamente pintadas y limpias, esto debe revisarse y capacitar al conductor que antes de llenar su pipa revise estas condiciones para evitar rechazos al arribar a la planta en donde se descargará el agua, si desde su punto de origen existe un proceso de cloración del agua, al arribar a la planta uno de los puntos de control es la verificación de la concentración de cloro y efectuar los ajustes necesarios en función de la concentración de cloro marcada en los estándares de cada planta, y en el caso de que no traiga nada de cloro este deberá adicionarse en la planta y dejar actuar el tiempo suficiente de acuerdo a pruebas de laboratorio que se requieren para determinar el tiempo de acción necesaria en función de la concentración de cloro, para reducir las cuentas microbianas y evitar problemas de salud en la población que consuma dicho producto. Estos estudios son muy necesarios y para establecer un mejor control es muy conveniente utilizar un agua proveniente de un mismo lugar, esto en ocasiones resulta difícil porque pueden surgir problemas que nos obliguen a utilizar agua de otro pozo, para estos casos siempre es conveniente tener uno ó dos proveedores alternos ó con el mismo proveedor pero que pueda traer agua de uno ó dos pozos más pero es muy importante que esto lo comunique, para que la planta purificadora tome sus precauciones y lleve a cabo ajustes cuando estos sean necesarios .
De acuerdo a mi experiencia, 4 a 5 ppm (mg/litro) de cloro libre actuando un mínimo de dos horas antes de procesar el agua, y con la acción de una fuente de luz ultravioleta y la inyección de ozono al producto, son suficiente para reducir las cuentas microbianas a niveles por debajo de 100 UFC/ml



Si quieres mas artículos como este Suscribete a mi blog por Email....Es gratis!

No hay comentarios:

Publicar un comentario